El que defiende y hace vinos naturales es porque tiene una actitud ante la vida. Probablemente es consciente por un lado que los recursos naturales son finitos y por otro que meterse según qué cosas en el cuerpo termina por hacernos mal. Pero también por ser fieles a un producto y a un modo de producir más sincronizado con la naturaleza.

El discurso ecológico ante la vida individual y colectiva va ganando cada vez más espacio y consideración en la mente de los usuarios finales de este sistema y para explicarlo podríamos encontrar motivos nobles y motivos perversos.
En el tema de los vinos creo que Nicolas Joly y Laureano Serres, entre tantos productores, tienen actitud y motivos nobles. Y creo que todo el sistema de marketing es perverso, cuando se hace cómplice para construir y permear un discurso por el cual hacernos sentir en armonía con el ambiente porque compramos X marca de automóvil. En este caso es el sistema el que ha incurrido en la más tóxica de las contradicciones: ha construido sus cimientos sobre industrias que liquidan nuestro hábitat más temprano que tarde.

Cuando se comienza por esta línea discursiva, se corre el riesgo de terminar en una actitud ludita, echando la culpa de todo al desarrollo científico técnico y a sus perversos manipuladores. Pero no es así. Hoy más que en ningún otro momento disponemos de la tecnología para superar estas tendencias destructivas. Sólo reconociendo y aliándonos con la tecnología podremos superar este momento de la Historia.
Esto es lo que plantea Bruce Sterling desde Shaping Things, un libro en el que habla sobre la interacción de los objetos creados con el ambiente, sobre sus consecuencias y sobre cómo superarlas aliando creatividad y tecnología. ¿En dónde comienza y en dónde termina nuestra responsabilidad con el ambiente?

Siguiendo el ejemplo de la botella de vino, ¿cómo nos relacionamos los amantes del vino con el vidrio, el papel, el modo en que fue producido lo que estamos incorporando en nuestro cuerpo, los aditivos químicos, las levaduras, las condiciones laborales de los agricultores, etc?
En estos días vengo siguiendo un debate muy interesante en la D.O. Navarra promovido por sus enólogos. A partir de su propuesta, la blogsfera se hizo eco y la conversación se carga de valor minuto a minuto. Una de las preguntas que flotan en el ambiente es cómo pueden hacer las diferentes D.O. para favorecer el posicionamiento y la promoción de sus vinos, en todos los ámbitos. Y definitivamente la respuesta está sobre la mesa: aliando la creatividad de los productores con la tecnología con las nuevas herramientas sociales de comunicación. La fuerza que, hoy por hoy, puedan desplegar las D.O. para bien promocionar sus vinos es grande. Pero mirando hacia adelante, haciendo futurismo, ¿podríamos pensar en que la fuerza de estas “marcas” (D.O.) podrían ir abriendo paso a otras como “vinos naturales” por ejemplo?

¿Qué es lo que nos decantará a los amantes del vino hacia el consumo de un vino u otro? ¿Cómo es la relación de las nuevas generaciones consumidoras futuras amantes del vino con el ambiente, con su propia vida y con la tecnología?

Las D.O. tienen el presente asegurado en la promoción del vino en España, ¿y el futuro?
Vuelvo con la metáfora deportiva: hay momentos que indican parar la pelota, levantar la cabeza, ver cómo están dispuestos los jugadores en el terreno y a partir de allí crear la próxima jugada…

Gol triunfal uruguayo en la final del campeonato mundial de fútbol de 1950 en el estadio de Maracaná.

Únete a la conversación

15 comentarios

  1. No me cabe la menor duda que el futuro nos depara una cantidad importante de Vinos Sintonía. Por nuestra salud y por el mantenimiento de nuestro planeta. Tenemos que empezar a pensar que vienen tiempos de cambio y que tenemos que tener un comportamiento más en sintonía con lo que nos rodea. De esta forma volveremos de alguna manera a los orígenes a valorar más la calidad la diversidad
    Se trata de que el vino hable, nos emocione, nos deleite. Esta es la forma que la naturaleza se expresa.
    El agricultor y el bodeguero se erigirán en artistas con cada añada creando obras diferentes personales e irrepetibles.
    Tampoco se trata de prescindir de nada. Si con el Marketing y por medio de la Publicidad, como herramienta hace llegar nuestro mensaje a más personas o antes bienvenido sea, ahora no caigamos en poner todo nuestro potencial en la misma cesta.
    Gracias a todos esos “Genios” que día a día hacen realidad nuestros sueños. Y que cada uno de nosotros desde nuestros lugares ayudemos a continuar esta labor que empieza a despegar.

  2. Hola Bentley, gracias por estar en contacto y bienvenido a estas conversaciones.
    Parece que los “vinos naturales” despiertan pasiones, buenas pasiones. La pasión por la buena vida, más sincronizada con los elementos y más consciente que todo es parte del todo y tenemos que cuidarlo.
    He buscado tu mail pero no lo encuentro. Así que bienvenido a este espacio de conversación sobre vinos y su cultura. Y, perdona el atrevimiento, me doy por bienvenida a tu blog.
    Un saludo plurivarietal!
    Malena

  3. Hola Malena. Que bueno leer artículos como el tuyo. Soy Nacho Bueno y acabo de empezar a escribir un Blog de viniviticultura, impregnado de la filosofía de los vinos naturales. Si te parece bien puedo poner un enlace de tu blog en el mio y viceversa. Soy buen amigo de Laureano Serres, aunque solo le he visto en persona una vez, y me parece que lo que hace es por una actitud ante la vida como tu dices y no por un interes comercial. Yo soy un mero aficionado que sigue sus pasos y los de muchos otros como son cada una de las bodegas que integran la asociación de vinos naturales.

    Visitaré a menudo tu observatorio. Por cierto ¿que relacion tienes tu con el vino?

    saludos
    Nacho Bueno

  4. Gracias Nacho y bienvenido.
    Mi relación con el mundo del vino se remonta a cuando de niños mi padre nos hacía yema de huevo batida con mucha azúcar y un chorrito de garnacha, que era el vino dulce. Ahora las garnachas son otra cosa, recuperan un espacio más digno entre los vinos y las variedades y hay algunos muy, muy buenos. Pasada la infancia la relación con el vino siguió, echando un chorrito en el vaso de Limol, una especie de gaseosa muy dulce con sabor a limón, que ya no existe. Por suerte pasé la adolescencia y la juventud sin caer en el calimocho, con todo respeto. La universidad se pasa con otras cosas; y en Uruguay, que es de donde vengo, grappa y sobre todo grappa con limón. El salto a España fue la gloria. Caer de lleno dentro de la cultura mediterránea, oh la lá! Y entonces a comer y beber y aprender y experimentar. Y todo este preámbulo es para contestarte que soy una parte de tres en un estudio de diseño y de comunicación que se llama somosene y desde el cual estamos especializándonos en la comunicación del vino, pero que todo empezó, creo, cuando mi padre nos hacía la yema de huevo batida con mucha azúcar y un chorrito de garnacha que en aquel momento era solo un vino dulce…

  5. Malena no hay nada que perdonar.
    e-mail:biarson@hotmail.com
    Casualidades de la vida a mi hermana y a mi, también nos daban huevo con azúcar y vino quina.
    Es logico que sigamos defendiendo nuestros gozes.

  6. Hola Malena,

    En mi opinión, los vinos que se posicionan como naturales, sea por vocación más o menos firme de sus creadores, van bastante más alla del posicionamiento de marca de una D.O. Si yo fuese elaborador de un “vino natural”, trataría de basar mi comunicación en este hecho, y mi relación con la tierra origen de mi vino, más allá de cuestiones geográficas.

    Para todas las propuestas que son “de nicho” (los vinos naturales hoy lo son), la comunicación en nuevos soportes me parece un aliado clave, que como sabes opino que se está aprovechando muy muy poco.

    Un saludo.

  7. Hola Malena, muy bueno tu blog y de gran nivel, he llegado aquí desde el blog de Nacho y me he quedado sorprendido por el nivel que tienes y que tiene el proyecto somosene, seguire navegando por todo vuestro espacio. Pero lo mejor es que encima veo que eres uruguaya de origen, donde tengo muchos amigos enologos que hicieron un curso de viticultura y enologia en Madrid conmigo. Ellos me enseñaron mucho sobre enologia, elaboración, elaboración con pocos medios y me metieron el gusanillo de la tannat, que ya he plantado en Ferez (Albacete) y que algún dia implantaré aqui en Mota del Cuervo (Cuenca). Asi que cuando nos conozcamos (lo haremos seguro esto del vino es así) a ver si podemos probar algo de aqui con aires de alli y de allá.

    Salud y buen vino.

  8. Hola Samuel, muchas gracias por los elogios. Quiero decirte y decir que la calidad de este blog está apostada también a vosotros, los lectores, principales contribuyentes de contenido ala Red.
    Que bueno lo que me cuentas de Uruguay y tus amigos enólogos. Me voy este viernes y haré una recorrida especial de vinos. Ya traeré los cuentos y los vinos que probaremos, verdad? Tienes razón que estos de la Red y los vinos hace que más tarde o más temprano nos encontremos en 3D:)
    saludos de tannat!
    Malena

  9. Perdona la pregunta, pero ¿que es un vino natural? . Tengo claro los principios de agricultura ecológica, biodinámica, y demás agriculturas que respetan el medio y que se pueden certificar seriamente, pero exactamente ¿que parámetros exactos a de tener un vino para poder llamarse “vino natural”?. Personalmente creo que es muy peligroso apropiarse de esta palabra para defender un tipo de vino, y excluir de ser “vino natural”, (que creo que es parecido a llamar “vino artificial”) al que no se ajusta a los parámetros de ciertas asociaciones.
    La asociación de productores de vinos naturales de España describe en su artículo 2 como “vino natural” “aquel que se elabora con la menor intervención posible”. Pero claro ahí está el problema, otra vez la falta de concreción a la hora de llamar natural a un vino. Depende del gusto de cada uno (a mi modo de ver del talento), la intervención menor posible será una u otra. ¿Intervención para que?, ¿para que sea bebible aunque poco agradable?, ¿mínima intervención para que está buenísimo? ¿ Mínima intervención para que no se lo pueda beber casi nadie por estar cerca del vinagre en volatil o por estar oxidado? Y otra cosa, ¿que paladar decide todo esto?
    ¿No es el vino la unión de la naturaleza y la inteligencia humana?

  10. Jorge, planteas una serie de preguntas, todas ellas importantes y absolutamente a lugar.
    No se si estarás en Barcelona el próximo 29 de marzo, fecha en que se celebra el 2º Salón de Vinos Naturales y en donde se abrirán estos espacios de debate y se encontrarán todas las personas y productores que se sienten identificados con esta forma de llamar al vino dispuestos a conversar e intercambiar ideas.
    Yo particularmente creo que hay que tener cuidado en no perderse en discusiones meramente semánticas. Por eso comencé este post de la forma en que lo hice: creo que al hablar de vinos naturales se habla de una actitud ante la vida, sobre todo en este preciso momento de la humanidad. Luego vienen los matices, las apreciaciones semánticas (cuya importancia no disminuyo, amo las lenguas todas ellas en su forma y en su contenido) y por otro lado los factores estrictamente técnicos a los que tu haces clara referencia.
    Y creo que esta forma de hablar del vino, en cierto modo también, es para contraponer estas formas “naturales” de producir, frente a las formas que puede “imponer” el mercado a través por ejemplo de la presión que ejercen las “listas” como la de Robert Parker, que pueden terminar por desvirtuar los criterios y formas de producir el vino.
    En fin, qué discusión apasionante, ¿te das cuenta que estamos hablando de vida sostenible que es una de las mejores manifestaciones de la naturaleza y la inteligencia humana?
    Gracias por tus comentarios; considera que tienes en este modesto observatorio un espacio más de comunicación!
    Malena
    ps: reitero la pregunta, ¿estarás en Barcelona para el 2º Salón de Vinos Naturales el 29 de este mes?

  11. Una muy buena definición de vino natural la hace Benoit en su página de lanima del vi en el siguiente enlace

    http://www.lanimadelvi.com/spip.php?article37

    Como se ve no existe ningún parámetro salvo la no utilización de ningún producto enológico que no sea uva y nada mas que uva, con lo cual cualquiera que haga vino de esta forma hace vino natural, sin necesidad de estar incluido en ninguna asociación. Respecto del resto de preguntas, y teniendo en cuenta la definición de Benoit, nada voy a decir, ya que estos vinos se defienden por si mismos. Así que solo tienes que probarlos para aclarar tus dudas, y despues nos cuentas. Por supuesto, será tu paladar el que decida

  12. Malena, creo que precisamente es la cuestión semántica la que merece la pena debatir, ya que es la que plantea la exclusión de otros viticultores que seguro que no sienten que hacen un vino artificial. Si los llamaran “vinos sin aditivos” ningún viticultor que añade sulfuroso al vino se alteraría lo mas mínimo. Sabes muy bien Malena que la palabra NATURAL vende mucho y muy bien, por eso debes decir lo de contrarrestar las listas de Parker. Por suerte conozco muchos viticultores que las contrarrestan elaborando muy buenos vinos no necesariamente bien puntuados, sin necesidad de “etiquetar” sus vinos como naturales, sino con calidad. También conozco elaboradores de “vinos sin aditivos” que consiguen vinos muy buenos Esto contesta un poco también a Nacho cuando dices “Así que solo tienes que probarlos….” Conozco muchos de los vinos que se catarán en el salón y sin ser irrespetuosos hay de muy buenos, de buenos y de regulares hacia malos. Esos son los criterios que me interesan, y tienes razón en lo de defenderse solos (aunque no se porqué lo dices ya que no he atacado ningún vino en concreto para tenerlo que defender). Todos los vinos se defienden sólos ante el paladar de cada uno, pero para mi no quedan automáticamente defendidos por no llevar aditivos. Intento huir de todos los lobbis o asociaciones, pero en el caso del vino que para mi es afición, en ningún caso me interesa un grupo que se rija por criterios que no respondan a lo que yo entiendo por calidad, complejidad, placer… Eso no quiere decir que dentro puedan haber personas o vinos que me interesen.
    Por otro lado Malena, no se si sugieres en el penúltimo párrafo que la “vida sostenible” es patente de los productores de “vinos sin aditivos” . Supongo que no excluyes de una posible vida sostenible al viticultor que añade una pequeña dosis de sulfuroso al vino. Disculpa pero si no es así no entiendo el contexto.
    Una última cosa Nacho, la definición de vino natural de Benoit y con todos mis respetos, no es la más brillante y aclaratoria que e visto, ya que en la definición que apunta de VINO interpreto que la pone para enfatizar lo de “EXLUSIVAMENTE por la fermenta…” Si es así duda hasta que sea VINO el elaborado con sulfuroso (como para aproximar posturas)
    Malena, no podré asistir a la cata porque estaré fuera unos meses. Quizás el año que viene.

  13. Jorge, ahora que me dices que conoces y has probado estos vinos tus palabras tienen mas sentido, ya que provienen de la experiencia y no de una mera postura hacia ellos quizá influida por cosas oidas de otros. Como creo que ya conoces, yo no pertenezco a la asociación aunque simpatizo con sus integrantes. Aún así debo seguir poniendo luz en algunos aspectos que creo erroneos por tu parte.

    Para empezar, te puedo asegurar que el hecho de etiquetarlo como natural no obedece a ninguna estrategia comercial, sino a una denominación hacia los vinos sin aditivos que viene usandose de manera aceptada por la mayoría de interlocutores del vino en España y fuera de ella, como en Francia, donde tienen mas arraigo. Por supuesto que estas bodegas quieren vender sus vinos, pero sus argumentos van mas allá de una etiqueta de Vino Natural. Creo que la asociacón nació mas como un grupo de productores con una filosofía en común para tratar de superar las numerosas trabas como, a modo de ejemplo, el tema del etiquetado

    Por otro lado, cuando dije que estos vinos se defendían por si solos, fué porque de tus preguntas acerca de la intervencion en el vino se desprendía, a mi entender, un ataque a estos vinos, sobre todo en la pregunta ¿Mínima intervención para que no se lo pueda beber casi nadie por estar cerca del vinagre en volatil o por estar oxidado? ya que su contenido está impregnado de los típicos ataques hacia estos vinos. Y lo digo porque he probado tanto tintos como blancos con mas de cinco años a sus espaldas y no he encontrado ninguno de estos defectos. No te niego que no sea más facil que ocurra, pero bastará con desechar esa botella ¿vamos a renunciar al resto por ello?

    En cualquier caso será un placer conocerte algún día y debatir contigo con una copa de buen vino, natural o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *