Vincent Pousson, bardo moderno de crónicas vínicas, sostiene que lo que el vino tiene de sublime es su potencia de lectura de un territorio, de un grado de complejidad mucho mayor de lo que pueden las palabras.

Byung-Chul Han, filósofo de moda, fino catador del aire que bufa el capitalismo impío, se refiere a lo sublime como la cualidad donde reside lo verdaderamente bello. Loa lo sublime como estrategia de salvación de lo bello; justamente lo que lo mantiene humano irresistible, por oposición al estándar, al lugar cómodo y superficial de lo liso y lo terso que dicta el mercado.

Foto Malena Fabregat Breccia

Por eso no me extraña que Pousson, el amante lacrimógeno ante la intensidad que le inflige lo bello, elija la palabra sublime para describir lo que le pasa, físicamente, al tomar contacto con un Rancio. La eternidad encarnada, la consciencia de la Historia que sobreviene al recorrer sus territorios y comulgar con ellos ya sea en estado líquido como sólido, cuando brota imparable, involuntario, el llanto.

Hay que tener agallas para reconocerlo.

Estuve en el primer encuentro europeo BeRanci! hace casi dos años. Nunca había tomado contacto con algo así. Se impone abordarlo con la humildad agradecida de quien tiene el privilegio de estar ante los guardianes de la Historia, bardos de viñas y territorios. 

El que se considera como el relato más corto jamás escrito en español, sirve para expresar el sentimiento que provoca estar ante la Presencia de estos vinos y sus cuidadores, alguno de ellos habla de “niños perdidos”…

En 1959 el hondureño Augusto Monterroso escribió…
“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.

Tiene varias interpretaciones. Lo elijo para significar que algo importante que parecía eterno se extingue, se termina, desaparece.

Asistir al segundo encuentro europeo BeRanci! el próximo lunes 28 en un precioso espacio dedicado al arte en Perpignan, es la posibilidad de soñar despiertos, de agradecer a los que perpetúan esta tradición, que nos conecta como dice Pousson, con la más elevada complejidad del Universo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *