A Emoción dos Viños es un acto anual de resistencia cultural; una acción política directa cuya fuerza radica en la independencia absoluta. Ni es un off ni está on. No tiene patrocinadores ni una vida frenética en redes sociales ni se traviste en un concierto de rocanrol para rematar la jugada. Su motor es el conocimiento y el amor pasional de Marina García y Antonio Portela por Galicia, encarnado en sus vinos, sus viticultores y sobre todo su territorio. 

Antonio Portela y Marina García creadores productores y ánima de A Emoción dos Viños

A Emoción dos Viños es una forma de vida orgánica que nació a orillas del Río Miño, a su paso por la otrora magnánima ciudad de Tui, bajo palio del increíble Claustro de su Catedral pero a los curitas les dio pánico que unos cuantos demonios derribaran sus pilares, así que hace unos años comenzó su vida nómada y secular. Lejos del fuego inquisidor siguió creciendo hasta llegar a los cien viñadores; pero además, la apuesta de este año, es por proyectos nuevos, gente joven o no tanto, pero con un marcado sentido del riesgo; he ahí el sentido de la vida. La consigna es dar a conocer viñadores a través de los cuales reconocer territorios. 

A Emoción dos Viños es un faro que alumbra tan fuerte, que enciende una vez al año y su luz perdura los 364 días restantes. Con esa luz ilumina un camino que los humanos recorren desde hace siglos, aunque GoogleMaps lo desconozca. Rompe fronteras políticas y reconoce sola y radicalmente la identidad territorial. Y avisa del cambio climático. El que busque acidez, frescura y potencial natural de guarda, que pase por aquí. El sur de Europa se desertifica.

Por poner un ejemplo, junto con el trabajo notable sobre la realidad vitícola gallega, su luz alumbró para toda España el camino hacia Portugal artesano y viñerón; es decir una de las geografías vitícolas más antiguas, diversas y pujantes del viejo mundo; la vertiente atlántica.

A partir de este año 2019, pueden presumir de ser el único salón de vinos en España, excomulgado por la Iglesia y acogido por la Universidad. Celebremos que A Emoción dos Viños fue convocada por la Facultad de Ciencias de la Universidad de Vigo con sede en Ourense para descargar el mapa emocional y cognitivo “O viño, da esencia á emoción” que convoca sabios gallegos del vino y la viticultura como José Luis Mateo y Bernardo Estévez, entre otros. Recemos porque esto continúe y puedan seguir inoculando el amor por el vino por generaciones y generaciones, amén.

No sé porqué vine A Emoción dos Viños la primera vez, hace 9 años. Siempre pienso que aunque viva en Barcelona, del lado mediterráneo de la vida, nací en el Atlántico, lejos de aquí, en mi amada Montevideo. Lo que si sé es que nos metieron el demonio en el cuerpo y una vez al año tenemos que volver a renovar nuestros votos. ¡Gracias por eso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *