A Pita Cega: caprichos de Pilar con aires de Ribeiro.

Pita Cega Pita cega 36 horas después

A Pita Cega.
Sábado 3 de agosto
13:00 hrs.
Día flor con luna menguante.
La botella lleva 36 horas abierta.
Es trigo limpio con la nariz metida en ese corredor ecológico que limita la viña por abajo, por el sur vamos. Un Edén de lavandas y tomillos que huelen a limón y hierba buena, buenísima y flores blancas pequeñas de pistilo largo como una flauta de donde libar algo dulce, líquido, ligero.
Mineral de la piedra sobre la que se debaten a vida o muerte cada día de su vida las viñas, con pocos centímetros de cuarzo pulverizado y algo de tierra de profundidad. Macedonia de peras y melocotones en su punto, ácidos, dulces, muy jugosos. Sensación de verano y de infancia en la playa. Piscina de agua salada incrustada en Sabaríz inmediaciones de Ribeiro.
Capricho de Pilar que yo celebro.

Pita Cega corredor ecológicoPita Cega Greta.jpg

Únete a la conversación

2 comentarios

  1. Qué interesante nos resulta este Ribeiro. Dónde podremos conseguirlo? Nos encantaron las notas de cata y su forma de expresarlas… Aplausos!

    Abrazo y salute!

  2. Hola Rumbovino, gracias por los piropos! El vino tiene ese carácter de su “criadora”, Pilar. Y es vino de Galicia, tierra de frescura, acidez, enormes blancos así discretos. Vinos de paso largo con una acidez generosa para tenerlos en casa o mejor en la bodega y olvidarlos, hasta que, dentro de algunos años te acuerdas y dices coño! que tengo aquellos gallegos encerrados en la cava, voy a liberarlos! Si, estos son vinos para guardar, para beber a partir de dos o tres años en la botella, una pasada. Vinos que merecen verticales que demuestren la profundidad y la complejidad de estas tierras gallegas y de sus hacedores, sobre todo viticultores con un conocimiento del territorio muy importante. Saben lo que hay y lo que pueden sacarle a esa tierra y a esa fruta. Puede ser un intercambio notable el viaje de ida embalando frescor gallego y el de vuelta maravillas argentinas! Gran abrazo y seguimos la conversa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *