Dante ante su ¿emprender o no emprender?Hace casi tres años, un enamorado del vino, lanzó esta pregunta en el foro de Internet en el que participa. Las respuestas no se hicieron esperar y a pesar de la magnitud devastadora de las mismas, no se arrojó desde el Faro de A Coruña donde vive, cosa que yo en su situación, hubiera, por lo menos, considerado.

No es que sea consuelo pero mira por dónde… hace 800 años más o menos, las fechas son inciertas, el hijo de una familia florentina acaudalada e influyente, se hizo la misma pregunta e igual que nuestro emprendedor contemporáneo, preguntó entre su red de contactos, cómo verían que se iniciara en el arte y oficio de negociante de vino. Después de todo, era un gran amante del vino, cultura en la que se había sumergido a través de los relatores griegos y sobre todo romanos y pensó que podía ser una buena idea entrar en ese negocio.

La situación social y política de la época era muy inestable, más o menos como ahora, y los enfrentamientos estaban a la orden del día. Los poderes fácticos tironeaban de mapas y fronteras, y lo que no podían resolver por la vía diplomática lo resolvían por la vía de la guerra. Como este hombre no era guerrero por naturaleza, decidió estudiar la viabilidad de emprender algún negocio.

Igual que a nuestro emprendedor contemporáneo, las respuestas no le dejaron espacio al aliento. La inestabilidad política obligaba a destinar una cantidad excesiva de recursos a la seguridad, por lo que no parecían ser tiempos de arriesgar capital en aventuras inciertas. Por lo menos eso le aconsejaban los amigos banqueros de la familia y todo aquel a quien consultase. Parecía que arriesgar la vida en una guerra fuera más sensato que arriesgar algunos recursos en el emprendimiento de un negocio. Convertirse a soldado auguraba un presente y un futuro más prometedor.

Poco a poco este hombre fue cayendo en la desidia y no encontraba fuerzas para poder remontar la pena. La desesperanza se apoderó de su alma y en la mitad de su vida, casi sin pensarlo y seguramente sin tener idea de las consecuencias, para la posteridad, de su arrojo, se entregó a la terapéutica tarea de escribir lo que sentía y dedicarlo a modo de horrorizada advertencia a todos los que siquiera se atreviesen a concebir ideas tales.

Lasciate ogne speranza, voi ch’intrate, garabateó Dante Alighieri con su pluma sobre una hoja en la que también se encontraron palabras dedicadas a su otro gran amor imposible, Beatriz.

¿Y qué habrá sido de nuestro emprendedor contemporáneo? No sabemos si habrá que esperar a que sea él el responsable del best seller que deje en notita de escuela las hazañas de Harry Potter, lo que si sabemos gracias a las fuentes consultadas, es que si bien no abrió aún su tienda, está vivo y no tiró la toalla, mientras continúa preparando oposiciones sin dejar de soñar con su tienda de vino. Siempre según nuestras fuentes, si bien durante un tiempo se vio tentado por alguna franquicia, lo suyo es ir por libre, haciendo del vino que ama un medio de vida.

A ciencia cierta, no sabemos si abrir una tienda de vino hoy es rentable, pero según se desprende de esta leyenda, podría resultar “dantesco”.

¡Salut!

Únete a la conversación

13 comentarios

  1. Raro sería que este interlocutor no hiciera algo Dantesco, ya que es su opción “per se”, no obstante si no implica riesgo, no implica aventura!!! Respecto a los banqueros… que les den, Male!!!!!!!

  2. Mira por donde el bueno de Dante Alighieri tenía vocación de wine merchant. No tenía ni idea. Lo que me parece a mi es que, en este retrato de Dante, con su pololo rojo, el hombre está pensativo en el propio cabo de Fisterra, al igual que nuestro gallego enamorado del vino, y con cara de circunstancias como pensando si realmente tirarse al mar y acabar con todos sus pesares y tormentos.

    España es un excelente país para vivir, pero es un nefasto país para emprender. El entorno de opinión y fatalismo que rodea cualquier emprendimiento son una verdadera lacra que añade más dificultades si cabe a las propias de cualquier emprenduría. Somos buenísimos concentrándonos en poner todos los palos posibles a las ruedas del que quiere andar por su propia cuenta. Unos auténticos balones de oro en desmoralizar. De ahí el gran mérito del que termina consiguiéndolo. Digo yo que en Seattle debe ser más fácil hacer algo (lo desconozco porque no he ido nunca, sólo lo intuyo): no me imagino a un tipo o una tipa creando grandes emprendimientos como Skype o Apple en cualquier punto de la península ibérica sin que una multitud de voceros sabelotodos le desmonten el tinglado una y mil veces. “La voz de la experiencia”, “hazme caso”, “te prevengo”, “es por tu bien”, “yo sólo intento ayudar”, dirán todos. Ni caso: lo que son es una batería de submarinos grises (ni amarillos son) cargados con torpedos de profundidad que aprovecharán cualquier circunstancia para hundirte. Así es como “quemamos” nuestra energía en este confín del mundo. Ríndete y haz unas oposiciones.

    Afortunadamente la combinación de intuición, ilusión, esfuerzo, trabajo y constancia es un cóctel igual de potente aquí como en cualquier otro sitio. Así que, a pesar de los pesares, y de las numerosas bombas lapa, recomendaría a nuestro gallego enamorado del vino que no cese en su empeño y que si lo necesita acuda a los que, convencidos y también enamorados, podemos aportarle algo de apoyo. Que no está sólo y que si son muchos los que lo quieren ver fracasar, también somos algunos los que lo queremos ver saliendo adelante.

    Y a los banqueros, que les dén 😉

    Salut!

  3. Conozco virtualmente al emprendedor contemporáneo; pasé por su misma etapa emprendedora el año pasado; se pusieron en contacto conmigo algunos mecenas; me puse en contacto con él; nos desanimamos juntos…pero yo en Cádiz.

  4. A Marc, Guillermo y blogsfera del vino en general que por aquí pase y lea:
    Marc sabe y lo confirmo públicamente que comulgo con todo lo que escribe en su comentario. Es tal cual.
    Faltan agregar elementos del mundo espiritual si me permiten: tienes que estar siempre de buen humor, de capa alta pero carente de lágrima, de cuerpo fuerte pero ser joven, preferentemente de perfil masculino, equilibrado. En una palabra ser un titán.
    Al aparecer Guillermo a quien saludo y reverencio, pienso que podría lanzar un llamado desde aquí y que por esas cosas, tendrá éxito y podremos convocar a UN ENCUENTRO DE EMPRENDEDORES POTENCIALES EN EL SECTOR DEL VINO. ¿Qué os parece?
    Por supuesto, al ser una propuesta en lo inmediato y visceral, no tiene estructura alguna.
    Lo propongo, lo propuse, espero respuestas.
    Los quiero
    Malena

  5. Un encuentro de emprendedores o de pioneros de una nueva manera de acercar el campo a la copa? Cualquier iniciativa me parecerá fantástica que sirva para poner en valor distintas iniciativas puede ser enriquecedor.

    Salud

  6. Si David. Compartir experiencias, ideas, buscar socios potenciales, escuchar experiencias de éxito y de fracaso, etc. Hablar de dinero, de fuentes de financiación, de start ups viables hoy en este sector, de los diferentes modelos de negocio y también de la recuperación del sujeto y la subjetividad como componente clave de un empredimiento actualmente.
    Porque hay algo que está claro: tenemos que superar este cuadro que pinta Marc que es más real que el Morgon Magnum que tenemos pendiente con Claudio desde hace casi dos meses…
    Seguimos
    Gran abrazo
    Malena

  7. Muy de acuerdo contigo, S, en el sentido que con recursos propios y con capacidad de acceso a los mismos, todo rueda mejor. Pero no es lo unico. Puedes tener mucha plata y un muy mal plan o una idea que no va para ningun lado o no tener angel… Deciamos el otro dia con un amigo que estos son tiempos de grandes oportunidades pero en los que hay que hilar mas fino que nunca para detectarlas y convertirlas en negocio.
    ¿Con quien hablamos, cuales son los oraculos que consultar?
    ¿Quien tiene realmente caracter emprendedor?
    …. Seguimos
    Male

  8. Murakami dice en “De qué hablo cuando hablo de correr” que hay muy pocas razones para hacer las cosas y una camionada para no hacerlas (o algo así, que traduzco del catalán).
    Olvidémonos del plural “como país”, de “como somos”, y centrémonos en esas pocas razones para detectar el momento cuando llegue y poder aprovecharlo para pulirlas… que no puede haber tantos balones de oro: se da sólamente uno al año y, normalmente (Canavaro es una excepción) se da al mejor. Así es que ya sabéis que os toca.
    Ya sé que es fácil decirlo desde fuera, pero como dicen en la colla de castellers de la Vila de Gràcia, de la que forma parte mi hermano Joan, “si no aguantes, no t’hi fiquis!” (si no aguantas, no te metas!)

  9. Marieta con una de sus entradas estilo Piqué. Con picardía y jugando duro. Bien! Solo así se es un challenge que es lo que me consta eres tu por lo menos para mi, querida e imprescindible amiga.
    Es importante centrarse y establecer cuánto de la circunstancia colectiva nos influye y cómo para que no nos lleve la correntada. D’acord.
    Luego compartiendo lo que de que si no se aguanta no te metas, digo que hay que dar pasos, tantear, calibrar, buscar aliados, analizar las cisrcunstancias y una vez acumulada un cantidad y calidad suficiente de información decidir cuál es el largo del paso que se puede dar.
    Como dice Tony Soprano y también “el consigliere” Duvall de El Padrino, son “sólo negocios”.
    Brindo siempre Marieta por estos intercambios…
    Una abraçada molt forta!
    Malens

Deja un comentario

Responder a Marc Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *