Perdonen que no me levante

miss nini sunshine

Perdonen que no me levante es el epitafio en la tumba de Groucho Marx. También es el nombre de la columna de Maruja Torres en el EPS. Y es lo que estoy sintiendo en estos días. Están pasando cosas en todos los ámbitos de mi existencia y de la nuestra. Estos acontecimientos van desde lo más físico personal hasta el ambiente social, el amplio, el próximo y el íntimo.

Como mujer en los 40 a mi cuerpo le pasan cosas y las estoy viviendo. Es un riesgo decir esto en una sociedad masculina y en vías de re masculinización. Pero es cierto. Y si hablamos con tanto cuidado de los miligramos de sulfito que contiene un vino tenemos que tener el mismo o más cuidado al considerar cómo nos tratamos como cuerpos. Soy de altísimo valor para mi y me estoy cuidando. No me gusta trabajar mi cuerpo con sistémicos. No me gusta la facilidad con que los médicos te recetan pastillas y tengo la mala costumbre de leer los prospectos. Por lo tanto estoy en diálogo con mi cuerpo porque quiero estar presente viviendo mis cambios.

Estoy ya harta y mira que solo va un domingo de leer la palabra BARONES. Por favor ¿qué es esto? Y gracias Teresa!!!. ¿A dónde van? Entre los Barones del PSOE y los morritos que ve el incalificable alcalde de Valladolid Francisco Javier León de la Riva, ja t’ho dic 🙁

Digamos que entre la masculinización del ambiente, el empobrecimiento progresivo de los discursos y la necesidad vital como personas y como ser social de contar cosas nuevas, me he llamado a silencio. Necesito poner las ideas en orden y volver a decir cuanto sea en positivo.

Hasta entonces descanso de escribir, me echo al sol del otoño, me convierto en felina malcriada y ronroneo ideas para poder crear un ambiente en el que puedan florecer proyectos y vida. Salut.

Únete a la conversación

7 comentarios

  1. Malenaaaaa, calma, ante todo mucha calma. La evolución en cualquier ambito es una ley natural con la que no se puede luchar. La suciedad política de este país es patente pero lo que aún en mas patente es el populismo y el control del pensamiento, lo de los morritos es lamentable pero mas lamentable es lo que se forma por ello.
    Espero leerte pronto, animos….

  2. Claro mi amigo!
    Tengo la cabeza llena de ieas y quiero la calma para poder concretar cosas lindas y buenas.
    Justamente tengo calma. Vengo de una clase de gimnasia postural y lograré crear la línea de tiempo de 12 a 13 de lunes a viernes para Pilates. Cultivo con dedicacón mi calma. Y claro que no es fácil.
    Querido está en preparación un post que será para ti, viene de Montevideo y de parrillada :))
    Un abrazo fuerte y a ver qué podemos construir desde nuestro mundo del vino para expandir sensibilidades y abrir espacios de flujo y buena circulación energética.

  3. Puedes salir de la escuela de enología y dedicarte a trabajar en la cadena de producción industrial del vino. Y así venga a sumar años y aquí no pasa nada. O puedes empezar a hacerte preguntas (salgas o no de la escuela) y más preguntas, puedes comenzar a dialogar con la tierra, con la vid, con los ciclos de la naturaleza, que son de la vida… Querida amiga, aplicando el símil y manteniendo las distancias prudenciales, creo que dialogar con tu cuerpo es como mantener un diálogo amoroso con tu terroir, algo que el viticultor responsable hace para comprender y comprenderse. De ese diálogo, indefectiblemente saldrá un mejor vino y un gran viticultor. En eso estamos. Salut!

  4. En cierto modo lo que me importa es abrir el mapa de las conversaciones. Porque se ha ido cerrando. Digamos que en esta parte del mundo del vino en que hemos elegido movernos, la conversa va pasando de plurivarietal a monovarietal. De todo lo que podríamos hablar, utlizando las formas de hacer el vino y las maneras de practicar agricultura de manera didáctica, la cosa se reduce, se empobrece me permites, a hablar estrictamente de cantidades de sulfitos libres y de los otros que hay por botella, por ejemplo.
    Terminé de leer El vino del Cielo a la Tierra, de Nicolas Joly. Según me cuenta su traductor ya no le gusta; hoy escribiría otro. Sin embargo, a mi en mi búsqueda de serenidad atenta y activa me ha servido muchísimo. Trabaja con un lenguaje dulce, próximo, y uno puede identificarse en las situaciones que describe aunque no sea viticultor. Porque somos personas que vivimos en un ambiente y somos los únicos de ese ambiente capaz de modificarlo; y lo hacemos constantemente. El agricultor es uno de los que más claro lo tiene frente a sus ojos. Por eso expertos en educación y creatividad como Ken Robinson invitan con fuerte intencionalidad a cambiar la metáfora y pasar de pensar en un modelo industrial y estandarizado para todo en nuestras vidas a un modelo de agricultores, en el que promovamos en nuestros entornos las condiciones para que la vida en todas sus manifestaciones florezca. Nuestra única alternativa como seres humanos conscientes del tiempo que vivimos es volvernos agricultores para nuestros entornos y promover ese florecimiento. Esto queda lejos de sentimientos como la ira, el rencor, el efrentamiento permanente, la oposición por las dudas, la cerrazón miope. Hay una diferencia muy muy grande entre vivir y crear condiciones de vida.
    Creo que me ha llegado la hora del post. Gracias Marc y también Sibaritastur.
    Salut!

  5. Querida Malens, te leo y no te reconozco!
    Llamada al silencio, ordenando ideas,descansando de escribir… decididamente me gusta más la Malena que no para de hablar y se desordena sacando energía y pasión por los poros de la piel y no para de escribir y de funcionar hasta agotar a su cuerpo que se apaga, literalmente, cada noche.
    Ese cuerpo de 40 al que le pasan cosas (estás viva!) y que, a juzgar por las fotos de la parrillada, debes estar dándole un descanso…
    Sigue Malenita, que estás trazando tu camino y te estás gustando…
    Y no hagas caso de lo que van diciendo por ahí, sobretodo si están en política (pobre palabra, que devaluada), y esos sí: ronronea al sol siempre que puedas…
    Petons

    1. Marieta cómo nos lleva la vida! Hasta las más grandes necesitamos un respiro! Pero no me extrañen vuelvo y esto será el rien va plus! Besos que sigo…. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *