Discreción y capacidad de trabajo en un entorno histérico es lo que creo que tienen en común el modelo Guardiola con unas formas de hacer el vino y comunicarlo, frente a otras como Intervin de Alimentaria, que aunque puedan parecer más espectaculares acusan flancos débiles y un tufo decadente.

Quiero hablar de dos situaciones diferentes y complementarias de por dónde creo que pasa el presente y el futuro de la promoción del vino y una forma de comerciar de una manera sostenible.

Gorka Benítez y Stefan Lismond

Una es un formato nuevo, Off Wine Alimentaria, muy bien pensado por Stefan Lismond, más que amigo un hermano, que desde hace 10 años abre nuevas puertas al vino catalán en los mercados internacionales y a causa de ello viene sufriendo las inclemencias de las grandes ferias. Habiendo aprendido la lección y con un instinto animal de comunicación, inventó y produjo un formato de encuentro entre bodegueros e importadores que ya en su estreno en el restaurante La Generosa de Barcelona fue un éxito rotundo y marca un camino a seguir.

We create the perfect circumstances to enjoy wine in it’s natural environment, combining jazz sounds and pairing with gastronomy.
Each wine is Art, in it’s own pure language, like sound it can have harmony, like food it can be spicy.
All works of Art must have Balance, Length, Intensity and Complexity.

Amante del buen comer, los buenos vinos y el jazz; consumidor de la vida como Francis Bacon, notablemente caótico y creativo y dueño de un porte que le ayuda a imponerse en un mundo más que de hombres, machista, provocó un encuentro entre sus bodegas y sus clientes que si yo fuera bodeguera quisiera salir en su foto, divertida, felíz y segura de que mi vino está en las mejores manos. Con el Off Alimentaria, Stefan estrena un modelo de comunicación y experiencias entorno al vino en el ámbito profesional digno de imitar.
Quim Monzó el cocinero más loco del mundo al frente de los fogones de La Generosa demostró que está listo para decir que hay un nuevo must en la oferta gastronómica de Barcelona. Sus creaciones, en formato dos forquillas estuvieron a la altura de la música de Gorka Benítez y David Xirgu que con piezas propias de 1 minuto y medio fueron parte imprescindible para que este encuentro fuera pura emoción.
Los cuentos de Stefan, las música y la cocina nos envolvieron con un manto de emociones que llevaremos asociados para siempre a estos vinos. Simplemente queremos más.

IMG_8100

Mi otro formato favorito, que espero desde que lo conocí hace un año y que no hace más que descubrirme un mundo de vinos buenos y personas notables es el del vino natural y el Salón que crea y produce Benoît Valée en el Convent de Sant Agustí de Barcelona.
Ya he dicho que para mi como amante del vino pero también como comunicadora de un mundo determinado y su cultura, el descubrimiento de la civilización vino natural ha marcado un antes y un después. Me aproximo a estos vinos y a sus viñerón con la exitación de un niño que se reencuentra con sus colegas al volver a clase. Participo de una liturgia noble en donde se mueven por supuesto altas y no tan altas pasiones. Pero sobre todo se mueve una manera de estar en el mundo. Por eso al hablar del vino natural, de sus viñerón gitanos que cargan sus furgonetas con las novedades y las certezas, hablo y creo que hablamos de un equipo. Un modelo más Guardiola. Nadie dice ni pretende que esto sea un mar sin ondas. ¡Que aburrido sería! Pero definitivamente si estas emociones y experiencias que provocan estos encuentros son el mensaje que viene en cada botella, me quedo contigo, ay amor, me quedo contigo.

Hay muchas ganas y cada vez más seguridad en un camino propio. Hay cada vez más ganas de pasar a más acciones. Benoît tiene y nadie le puede quitar el hecho de haber puesto algo en donde había nada. Ahora hay que seguir. Seguir poniendo más creatividad y acciones de manera que la energía y el entusiasmo producidos por este Salón no se pierdan como un granito de arena en el desierto.

Mis queridos amigos tenemos que levantar las copas y mover el cuerpo para crear un agenda del vino en que el vino natural sea una cita obligada. Y a juzgar por alguna visita connotada parece que se va en el buen camino. Me encantó cruzarme al salir con Josep Roca, el Pitu, que discreto y en mangas de camisa se dejó caer por el Salón y hasta donde yo pude seguirlo habló y probó con tiempo y atención cada una de las creaciones que se presentaron.

Confieso que me encanta dejarme fluir por estos caminos personales y de personajes caóticos y fantásticos.

Únete a la conversación

16 comentarios

  1. Cada vez estoy mas convencido que el vino es arte, y se debe tratar como tal. No hay ciencia para explicar las sensaciones que uno tiene al degustar un vino. Son los sentidos, la memoria y la experiencia que definen un vino, explicable en un idioma comun pero interpretado personalmente.

  2. Si claro a tal punto que hasta las palabras pueden sobrar y sin embargo es el vino el que hace que hable el corazón si nosotros lo permitimos. Estamos poseídos por el ego que nos hace responder siempre con razones. Dejemos las cabezas aparte, perdamos la cabeza. Fluir es el verbo. Vamos en una corriente y nos encontramos. Confiar es el verbo. Confiamos en la corriente y flotamos en ella y nos encontramos en ella. A mi lo que me gusta es descubrir toda la fruta del vino y el viñerón; me gusta descubrir las fresias y morder las fresias que aparecen en el vino y las violetas y las almendras e imaginarme desayunando una loncha de salmón salvaje con un vino salvaje en un lugar paradisíaco lo más sensual posible. No sería posible esta escena sin el vino. Dios protégelo, protejámoslo y a los personajes como tu que lo vuelven carne viva!
    Aleluya hermano!

  3. Me gustan mcuho las dos “nuevas” propuestas de comuniciación (me quedo con la primera). Yo la verdad es que tampoco suelo involucrarme tanto cuando asisto a ferias o exposiciones similares a las que nombras. Suelo ver qué vinos nuevos me pueden interesar, y si los hay, ya luego en casa los busco (y compro) por webs del estilo de L’Excellence y parecidas.

  4. Hola malena
    No me di cuenta de preguntar por ti para conocernos. Fué una feria muy interesante, la pena para mí fué que no me dió tiempo a probar los vinos de la foto de pitu, pero no lo hice mal.
    Empezó como una presentación de vino y acabo en una fiesta, yo al menos me lo pasé muy bien con la gente y al final del día ya no era “tan yo”.
    He probado casi todo, he disfrutado del dia y de la gente, muy pocas cosas me han gustado mucho y bajo solo ese prisma salí un poco decepcionado (solo desde el prisma de encontrar mas que cosas que me gustaran mucho), he encontrado muchas mas que me han gustado a secas y pocas que no me hayan gustado.
    En general por rcp son buenos vinos, aunque para mi gusto alguno picaba de alto (con lo subjetivo que es esto), pero lo que está claro que como filosofía, como metodo de entender el vino, son un valor cultural y único.
    Quiero aprovechar para felicitar al Pitu (que no tengo el placer de conocer) por esa profesionalidad de probar “otras cosas”, muchos deberian aprender de ello.

  5. Hola Joan! Bienvenido al observatorio.
    Es interesante lo que planteas como conducta de consumidor, es ideal pero no habitual.
    ¿Nos conocemos?

    Sibaritastur!
    Tendríamos que habernos visto. De ahora en adelante deberemos informarnos sobre nuestras agendas vinícolas!
    No pude quedarme todo el tiempo que hubiera querido, pero si el suficiente como para saber que todo iba a mejor!
    Sobre los vinos creo que estás siendo exigente y me parece muy bien. Exigir en positivo porque sabes que hay más para dar de lo que probaste. Yo descubrí algunas cositas muy lindas. Constaté otras para sentirme viva. Y entiendo el rigor con que hablas:)
    Sobre el Pitu, a quien tampoco conozco personalmente, me pareció muy buena su aparición. Estaba probando los vinos de un viñerón francés del Rousillon que se llama Antony Tortul. Lo conocí el año pasado en mi vuelta por el sur de Francia. Tiene pasión y nervio. Nos contó que abrirá por el verano un Bar à vin del lado francés muy cerca de la frontera.
    Podría ser un buen punto de encuentro. ¿Qué te parece?
    Ya os pasaré a todos la dirección!
    Gran abrazo y salut!

  6. “Amante del buen comer, los buenos vinos y el jazz…” Eso es una persona de fiar, nadie con esos gustos puede ser mala gente 🙂
    Saludos

  7. Hola Smiorgan, no te equivocas. Por supuesto que es bueno y deseable que exista de todo bajo la viña del Señor. Y de entre las posibilidades elegimos. Creo que a nosotros nos gusta ver que el vino se cuente así porque sabemos que en el efecto que hará en su consumidor final van a intervenir los ánimos con que se comunica y se vende.
    Fue además impresionante el contraste entre los pasillos de traje y corbata y sordidéz de Alimentaria (pongamos las relativizaciones pertinentes) y este encuentro que nos hizo sentir en casa. Puedes ver una crónica fotográfica del encuentro en la galería de este observatorio. Notarás las caras de satisfacción de los interesados. Los productores y los actuales y potenciales clientes, los importadores.
    Las formas de vender, que son las formas de comerciar, son las que nos caracterizan como civilización, como grupo. En este caso hay una propuesta y un trato humanizado, sensible y respetuoso. El comercio y el comerciar no son actividades exentas de sustrato filosófico. Aquí, tanto en Stefan como en el entorno del vino natural, hay una manera de estar en el mundo, una actitud. Esto te lleva por unos caminos en los que juntos todos los que intervenimos en las acciones construimos un modelo de relación. Y hay muchos y todos elegimos.
    Seguiremos hablando de las formas de comerciar. Es importante. Es político. Es lo que nos hace.
    Salut! por las buenas maneras y los amigos conocidos y por conocer!

  8. Sobre las formas de comerciar habla estos días Joan pallaraes en su blog. Desde luego que estoy mas cerca de lo que se vió en los Vins naturales, que los trajes “y formas” de alimentaria.

  9. Buenas, Malena!
    Recién llegado de Venezia y con lágrimas internas en los ojos de mi emoción ante tanta piedra bella, cleio extraordinario, comida estupenda y algunos buenos vinos (nada del otro jueves), me lanzo a mirar las crónicas de lo que más me faltói por “culpa” de Venecia: el Saló dels Vins Naturals.
    Recuerdo lo mucho que me costó en ocasiones anteriores (del primer saln y de Slow Vitis también) arrastrar, invitar, comehtar la oportunidad de que fueran, a algunos grandes (hoy llamados así) prescriptores.
    Sin duda, Josep Roca es uno de ellos y lo que entra en la carta de su restaurante es siempre algo que él ha probado a fondo, ha meditado y conoce bien. Que estuviera probando vinos con calma en el salón es, en principio, bueno para todos los que sabemos que hay cosas interesantes entre ellos. Estará bien saber, dentro de un tiempo, las conclusiones de Josep, aunque algunas de las cosas ya las tiene él en la carta.
    En cuanto a Monzó y su off ALIMENTARIA, sólo lamento no haber conocido la cita. Pero tomo buena nota de tus elogios y prometo pasar pronto por allí para conocer qué y cómo lo hace.
    Formatos: tú andas últimamente sacando muy buenas conclusiones de lo que se hace porque has probado y conocido no pocas cosas, de los vinos naturales franceses a lo de Benoit, pasando por Alimentaria.
    Mi ideal es tener agrupaciones de interés en un formato que me permita, como se ve en la foto de Roca, leer con calma, hablar con la gente, probar y que me expliquen. Eso se puede hacer por zonas vinícolas (con todos los vinos de una zona) o por tipos de vino (pueden ser “naturales”; generosos; espumosos, etc.).
    Creo que eso y delimitar con precisión el tipo de público al que quieres dirigir tu manifestación / exposición son las claves del éxito. Y quede claro que, para mí, éxito no es tener a mucha gente en tu evento o hacer mucho negocio. Éxito significa conseguir otros objetivos.
    Lo de Benoit es una mezcla entre salón más o menos temático, fiesta de la primavera y reunión de amigos con música. Es un formato que me gusta, pero sobre todo me gusta las primeras horas, donde la gente está más por los vinos que por la relación social y la música y la copa. Ambas cosas son importantes, sin duda, pero yo me quedo con la primera.
    Espero que fuera un gran éxitp para ellos.
    Para ti, va un abrazo,
    Joan

  10. Desde nuestro punto de vista también es importante saber hacia donde se enfocan los eventos, hay que maximizar. Nuestros medios son escasos, hacer 2.000 kilómetros de furgoneta y estar un par de dias fuera ya es todo un gasto para pequeñas bodegas sin presupuesto para frivolidades.

    Tenemos claro que las Alimentarias, con sus excesos y putiferios, son la antítesis de lo que nosotros necesitamos. En otro nivel, Fenavin tiene cierto atractivo con su orientación profesional, ambiente algo austero y el precio tan económico que se cobra al expositor (en torno a un 30% comparado con cualquier otra feria). En la línea interesante aparecen minisalones, “showrooms”, catas, todos ellos eventos más minimalistas pero en los que casi siempre aparece la mano de alguien buscando el dinero que deberíamos gastarnos en atender mejor nuestras viñas y equipar mejor nuestra bodega.

    El Salon que organiza Benoit empezó el año pasado como una extensión del trabajo en su tienda (L’Anima del Vi para quien no sepa de que hablamos), una forma de promocionar su proyecto, la tienda y los vinos que en ella vende, de ahí que el grueso de visitantes del Salón fueran clientes de la propia tienda. Pero esto se ha visto desbordado y ya este año la presencia de profesionales ha sido notable y no solo venidos a curiosear sino buscando expresamente vinos naturales (singulares, auténticos, buenos) para ofrecer a sus clientes. Asistieron sumilleres como Libero Bruno (Mugaritz), Joan Lluis Gomez (Carme Ruscalleda) el ya citado Pitu Roca, también Arnau Marco.

    Nuestra interés es tanto atender a público particular, que al fin y al cabo es el que bebe y es el que tiene secuestrada su libertad por los que monopolizan la información, como al público profesional, que nos garantiza ventas regulares y un trabajo profesional en la distribución. Nos encanta la fiesta pero también nos gusta poder atender como es debido a todo el que se acerca a probar nuestros vinos. Entendemos que la gente se acerca a probar para si le gusta comprar (o comunicar), no hacemos 2.000 kilómetros para dar de beber.

    El modelo a seguir en este tema (como en casi todos en esto del vino) es el francés. Allí son multitud los eventos donde en un ambiente informal se va a catar y a departir con el vigneron. La organización suele ir a cargo de un tercero con la implicación de las asociaciones o de los viticultores de la zona, se financian cobrando una entrada a los asistentes. Cada salón guarda una coherencia en relación a los bodegueros que exponen sus vinos, son vinos naturales donde está representada mayoritariamente una asociación o una región. Suelen durar un par de dias y casi siempre coinciden con alguna feria multitudinaria. El público mayoritario es profesional, muchos importadores de todo el mundo. Por eso en determinadas fechas el calendario es particularmente denso, hay que (hacerles) aprovechar el viaje.

    Por desgracia aquí no hay la oferta que hay en Francia, alguien ha convencido a nuestros viticultores de que no saben hacer vino, si solo tienen uva no tienen nada. Esperemos que cada vez sean más los que se rebelen.

  11. Queridos Joan y Lorenzo, estaba contestando a vuetros comentarios cuando me di cuenta que había escrito un nuevo post. Ya fue publicado y en vuestro honor:)

    Joan: solo quería decirte que el Off Alimentaria es una idea notable de Stefan Lismond que fue realizada en el Restaurante de Quim Monzó, La Generosa. Conozco a Quim porque trabajamos juntos y somos grandísimos amigos y los presenté porque creo que pueden ser él y Stefan almas gemelas, un gran team para deleite de todos nosotros.
    Típico de nuestros emprendedores del sector gastronómico, han dejado para el final la creación de su web por lo que no puedo enlazarlos y así dar sus coordenadas.
    Éstas son: Caspe y Marina a pasitos del Auditori.

  12. Olvidaba decir también que la carta de vinos de La Generosa tiene varios vinos naturales que son un éxito total entre los asiduos al local.

  13. Leo ahora con calma el post, Malena. A Quim me lo presentaste en su momento y sólo lamento no haber tenido la información sobre ese “off Alimentaria”. Si pensamos en los “off Vinitaly” y los “off Vinexpo”, tendremos un modelo claro de hacia donde tienen que ir las cosas. Como dice Lorenzo (un abrazo, amigo!), el modelo es el de hacer aprovechar el viaje a los bodegueros. Si la mayoría de grandes y medianos y pequeños compradores vam a Intervin, que se vayan montando cuantos “off Intervin”, mejor!!! ¿O no es eso lo que hace Quim Vila? ¿O no fue eso lo que hizo Benoit enganchando esta vez el Salón con el final de Intervin? ¿O no es eso lo que nos reúne en Can Ràfols dels Caus de la mano de ese anfitrión imprescindible que es Carlos Esteva?
    Voy ahora a la lectura atenta de tu post, Malena!
    Joan

Deja un comentario

Responder a Malena Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *