Albarino-2008No es la primera vez que hacemos esta pregunta. Y no será la última. Y será cada vez más recurrente en la medida en que el debate medioambiental prospere y los consumidores tomen por norma leer las etiquetas para saber lo que entra en su cuerpo. Y esto no debe ser sólo tenido en cuenta en la comida de los bebés. Debe serlo en todo lo que podamos abarcar sin caer en la locura. Como cita José F. Alcántara, versvs, en su libro La sociedad de control. Privacidad, propiedad intelectual y el futuro de la libertad, a Edward E. Hale:
Soy tan sólo uno, pero aún soy uno; no puedo hacerlo todo, pero aún puedo hacer algo; y tan sólo porque no puedo hacerlo todo no rechazaré hacer eso que puedo hacer.
Los lectores de este blog saben de nuestra promoción, defensa y trabajo a favor de los vinos naturales. Pero esto no nos enceguece o eso procuramos. Por eso a la hora de hablar de etiquetas, no tenemos más remedio que ser críticos y pedir coherencia, extensiva al sector del vino en general, por supuesto.
Cualquier seguidor del mundo del vino natural, sabe de las excentricidades en las que pueden caer sus productores. Yo diría que existe una cierta rebeldía por la cual se le reclama a “los otros” lo que no se aplica para si. Me explico: los productores de vino natural por lo menos a nivel mediterráneo (Francia, Italia y España) no dicen absolutamente nada del vino que hay dentro de la botella. En algunos casos podemos enterarnos de las variedades y en ninguno sabemos qué hay dentro, más allá que alguno diga que no contiene sulfitos o que los contiene en grado mínimo. Es preciso tomar en cuenta que la etiqueta es el punto de referencia del amante del vino y del que cuida lo que consume por razones de salud y por saber cómo ha sido su proceso de producción, distribución, etc. Me parece que si se reclama la transparencia al productor que trabaja agregando agentes externos en su vino, sean tóxicos o no, se debería predicar con el ejemplo y decir algo más y si se me permite de modo más bello que lo que se está comunicando ahora. Y no vale decir que el que esté interesado pregunte. Resulta una actitud soberbia.
Mientras pensaba en todo esto, decidí traspasar la pregunta a versvs, por químico y por ciberactivista en favor de la libertad de información. Y su respuesta no deja lugar a dudas: TODAS, con mayúsculas que pasa a explicar, estableciendo grados de exigencia a la hora de comprar por parte del cliente, y dice:

– siempre que compramos un producto, a menos que nos guste comprar cajas negras, escogemos lo que compramos. En general, nuestro dinero y nuestra compra no son más que un apretón de manos en el mejor caso o un simple reconocimiento a la labor bien hecha (¿buena calidad? ¿buenos ingredientes?) en el más frío. Ya sólo por eso la etiqueta debería ser lo más completa posibleSi vamos hasta los productos «naturales», entre ellos el vino, la labor de esta etiqueta es aún más crítica. De natural, el comprador de productos naturales/ecológicos/ponlenombre es más exigente, y más detallista. Le gusta saber en qué se gasta la pasta y le gusta tan poco como a los demás mendigar la información que reclama: quiere la información, no quiere pedirla de rodillas, como bien dices tú sobre la soberbia de «el que quiera saber que pregunte». Para cuando tú esperes la pregunta yo habré cogido, casi seguro, otro vino natural con etiqueta (bueno, con etiqueta y cuya etiqueta me satisfaga).
Si el cliente es más exigente, hay que subirle la apuesta y darle la composición del vino y, siempre que sea posible, la traza del producto.

Leo en el Organic Wine Journal, que el famoso productor y próspero empresario norteamericano, Randall Graham, está cumpliendo con su promesa de hace algunos meses y comienza a etiquetar su vino con información sobre lo que contienen, como por ejemplo ácido tartárico, chips de madera sin tostar y sulfitos de cobre. Sé que hay quienes pueden caer de inmediato en la trampa de las palabras antedichas. Como le agrega estas cosas no tiene nada que ver con vino natural, bio o ecológico. Pero esto sería una trampa al solitario. El asunto es tener en cuenta el camino hacia la absoluta transparencia, porque será una gran guía para el consumidor que sabrá reconocer y premiar.

Imagen 1Imagen 2

Únete a la conversación

8 comentarios

  1. En facebook, también hay un hilo sobre este tema: http://www.facebook.com/photo.php?pid=2580589&op=1&view=all&subj=1612917701&id=601888642#/topic.php?uid=134979037975&topic=10734

    Alguna vez he dicho mi opinión, no me gusta poner muchas cosas en la etiqueta, más que nada porque ahora yo estoy empezando y creo que tengo que generar más imagen de marca. Pero estoy de acuerdo que el consumidor ha de estar informado, pero como ya he comentado en algún otro sitio, esto llevaría seguramente a rellenar otro libro/formulario/instancia/certificado y por supuesto pagar tasas/empresa certificadora/etc/etc. Tal vez la idea que da Laureano en el anterior sitio citado sea buena. Tal vez una contraetiqueta con el analisis del vino fuese de gran ayuda, aunque no se si todos los consumidores estarán habituados a la nomenclatura tecnica, ya que cuando un neofito vea en la etiqueta acido gluconico: 0,6 g/l, puede que no quiera ni tocar la botella por posible descomposición de su propia mano.

    En cuanto a la trazabilidad, es algo que me gustaria incluir en mi blog, para que los clientes que lo quieran consultar puedan hacerlo en el, pero todo se andará.

    De todos modos, esto es algo que seguramente no podamos decidir los pocos productores de Vinos Naturales y si que influirá la gran industria y entre ellos la de los fitosanitarios, no vaya a ser que el consumidor no quiera beber vinos con dimetoato, glifosato y algun ato más.

    Salud y buen vino.

    Por cierto si pinchais en mi nombre ya aprece mi blog, con poco contenido pero iremos rellenando.

  2. A mi si que me gusta que la contraetiqueta me de información, y quizá para los que seguís una determinada forma de elaboración, digamos no estándar, sea una buena apuesta. Pero te doy la razón en lo del tema burocrático y en las trabas que os podreis encontrar desde la industria fitosanitaria, que como vea que empieza a cundir el ejemplo de no usar sus productos, no se va a estar quieta.
    Saludos.

  3. a mi me gusta, quiero y exijo como consumidor una etiqueta detallada con el producto. Porqué las latas de conserva, legumbres, salas etc traen todos los ingredientes, conservantes etc y en el vino no?. No quiero una etiqueta exacta pero si los componentes externos si los llevase, el % coupage, tiempo y modo de crianza, % alcohol, cantidad de sulfitos y otras cosas que quizá no sean muy sanas (aunque no me perjudiquen por una ingesta mínima).
    En su defecto que cuando escribes a una bodega para pedir información de un vino concreto, contesten con brevedad y dando una información relevante y/o requerida.

  4. Samuel, en primer lugar enhorabuena por tu blog, ya teníamos ganas de leerte mas a menudo-

    En cuanto al tema de la etiqueta, un buen paso sería que todos los vinos, independientemente de si está acogido a algún tipo de denominación o no, pudiera indicar añada y variedades. Y por supuesto el nivel de sulfitos, al igual que se indica el nivel de alcohol.

    Y ya como un paso más, al igual que cualquier alimento, una lista con todos los ingredientes. Si aparece, no ya en otros alimentos, sino tambien en bebidas como zumos o refrescos, ¿por que no en el vino? Toda la información es buena, luego hay quien la lee y quien no

    Por cierto Malena, yo abrí el tema de debate en Facebook antes de saber que tu preparabas este post, parecerá que lo hemos hecho aposta, pero en cualquier caso, cuantos mas foros de debate mejor

    saludos naturales

  5. Queridos todos y querido Nacho,
    la discusión sobre lo bueno y lo malo de los llamados social media debe quedar para otro post.
    Me quedo con este “hilo” como le llaman y digo que no veo porqué tengo que darme de alta en una red social para participar de esta conversación.
    Mantengamos las conversaciones y la confianza en nuestras propias redes que como ven las tenemos, son sólidas y prosperan. Lamento perderme ese hilo pero no pienso pagar peajes innecesarios.

    Luego y con todo respeto, si desde un estudio de comunicación especializado en la comunicación de vino no se nos ocurre decir a un productor cómo hacer su vino, ¿porqué pensáis los productores que sabéis tanto de cómo comunicar? ¿Por lo menos porqué no véis los “hilos” que se están planteando desde hace tiempo y escucháis a los que creemos que tenemos algo que decir al respecto?

  6. Bueno, vamos a ver. El tema de poner el hilo ha sido para que haya más información. Y el tema de la red es un medio más que se puede utilizar o no, allá cada cual cuanto la utilice y para que la utilice.

    En respuesta a tus preguntas, no creo que los productores sepamos tanto sobre comunicación, al menos no yo. Solo doy una opinión desde los inicios de una aventura que aún no se ni por donde la voy a coger. Como ves cuando doy opiniones no trato de dar dogmas de fe, solo una opinión más o menos fundamentada, posiblemente, seguramente, estaré equivocado, pero al menos tengo ideas y trato de llevarlas a cabo.

    A tu segunda pregunta, no asegures que no vemos esos “hilos”, sí lo hacemos, al menos yo, aunque en muchos de ellos no pueda opinar porque se sale de mi capacidad, incluso me supera y no tengo argumentos para dar una opinión fundada, pero no te preocupes que seguiré en ello.

    Salud y buen vino.

  7. Este tema no es nuevo, yo creo que se ha planteado en cada foro vinicola. Es lógico, a cualquiera le cuesta entender que no se incluyan informaciones básicas en el etiquetado. La pena es que, como siempre, los palos pa la bodega.

    ¿No os parece sospechoso que no incluyamos información que para nosotros sería totalmente favorable? ¿Que ayude a comunicar y a vender?

    La respuesta es que por absurdo que parezca está prácticamente todo prohibido. Si está prohibido poner viña ¿no van a prohibir poner cosas en la etiqueta? Probablemente el vino sea el único producto donde no solo no se obliga a decir la verdad sino que está prohibido decirla. Sería muy de agradecer que algún dia dirigieráis estas críticas contra quien las merece. Los que hacen leyes, los que de vez en cuando nos dan un susto (porque no creas que no intentamos jugar al gato y al ratón), los lobbys que critican la nueva OCM porque ha abierto una puertecita a la libertad,…

    Para quien quiera adentrarse en el “apasionante” mundo del etiquetado del vino:
    http://tienda.derecho.com/el-regimen-juridico-del-etiquetado-de-vinos.html
    Comprenderéis que después de leerse esas 1200 paginas el concepto que tiene uno del etiquetado es el de un trámite burocrático más (de tantos) en ese lado (tan) oscuro que desgraciadamente también forma parte del mundo del vino. Solo nos quedan los dibujitos, los nombres originales e intentar comunicar a base de fantasía.

    Efectivamente, el que quiera saber más que pregunte, nos pague la multa o proteste a la autoridad competente. 🙂

  8. Lorenzo, bienvenido al observatorio de vino, desde ahora también tu casa.
    Aportas información valiosa que estoy segura tiene que circular mucho más de lo que lo hace. Y en eso estamos.
    Y en todo caso si es tan complicado todo esto, no insistir por ahí. Disfrutar de seducir al amante del vino a través de la imaginación y de la fantasía es muy buenos y es tocar sinceramente una fibra diferente con tu potencial consumidor. Los vinos naturales franceses tienen una línea artística lindísima, que genera gran empatía y te llevan la mano a la botella. Y después claro, volvemos a los mismo, no te dice nada más.
    Y ahi viene la importancia crucial del punto de venta y del vendedor.
    Y ahí si creo que hay también un montón por hacer y que Barranco Oscuro liderando Vinos Auténticos está haciendo un trabajo bueno y que necesita más fuerza detrás.
    Por esto es que estoy hablando de Vino Natural modelo para armar. Porque es un puzle en donde cada pieza debe encajar con las otras y todas tienen unas características diferentes a las del vino tradicional. Yo veo mucho valor en todas esas piezas. Las veo todavía desconectadas y me gustaría llevar la conversación hacia los aspectos creativos e innovadores que se pueden llegar a detonar si se engrasa bien el mecanismo.
    Veo que hace falta hacer llegar estos vinos a los cuatro puntos cardinales, veo que el sector profesional tiene sed de estos vinos y hay que saciarla porque son ellos los predicadores potentes y ya están aburridos de decir siempre lo mismo, veo que hacen falta MUCHOS MÁS puntos de venta, exclusivos o integrados en tiendas.
    Hay tiendas potentes de vino que han pasado en pocos meses de casi no considerar las características de los vinos en cuanto a lo ecológico a comenzar a ponerles puntos verdes en las estanterías. Etcetcetc…
    Hay mucha sed ahí afuera y sabemos que alguien va a venir a saciarla de buenas o de malas maneras…
    Sigamos por los caminos creativos, positivos y proactivos. Créanme que hoy día la queja per se y atrincherada no rinde beneficios:)
    Un gran abrazo y seguimos, naturalmente:)

Deja un comentario

Responder a Smiorgan Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *