En los comentarios al post anterior, Nacho, Bentley, Paschal y Ricardo nos pasaron algunos datos sobre refugios urbanos y estrategias varias en donde guareserse de los calores intensos del verano y también del frío cruel del inverno.
La valoración de cada uno pasa por servicio, carta, precios, ubicación.
Leyendo alguno de los comentarios he decidido contar mi particular via crucis con la ciudad de Barcelona (me perdone Joan);)
Hace tiempo que ya no salgo con rumbo fijo sabiendo que voy a un sitio conocido, en donde me tratarán bien, me sorprenderán por el conocimiento y el reconocimiento y pagaré algo que entienda como un justo intercambio entre la calidad global de la oferta y lo que me cobran.
Creo que el modelo Barcelona está muriendo por culpa de la ausencia de un plan estratégico de calidad para la ciudad desde las diferentes instancias de gobierno; por falta de sensibilidad de sus dirigentes que lucen de modo obsceno los dientes largos, la imaginación nula y un afán recaudador de gruppie pesetero.
Si partimos de la base que en la actual coyuntura económica los modelos con probabilidad de sobrevivir son los que agregan valor a la comunidad en la que actúan, entonces el modelo Barcelona va al fracaso más estrepitoso o mejor dicho está hundiéndose con todo éxito en la falta de rigor, de elegancia, de glamour, de calidad y sobre todo de respeto a los ciudadanos que la habitamos y a los “guiris” (turistas) tratados con desdén desde la fritanga barata y los baldes de sangría de las Ramblas. Modelo impersonal, lavado, de souvenirs y shawarma (en el mejor de los casos), cuatro locales pijos con precios altos no hacen modelo. Y los edificios con firma menos.

Vivo en el centro de la ciudad en donde la rotación en el giro comercial de los locales es altísima; es decir pasan de lo más variado a locales de souvenir. (souvenir: sombreros mejicanos, camisetas del barça, porcelanas de Yadró y cristales de Swarowsky. Vestiditos de bailaora y zapatos a juego, abanicos y mantones de polyester por supuesto. Postales, pilas, cámaras de foto descartables:( Es casi imposible sacar adelante otro tipo de propuesta y para probarlo los invito a recorrer esta ciudad para descubrir. Y cuando la estén recorriendo un enjambre de paquistaníes, indios, nepalíes, etc se les vendrán encima como zombies repitiendo el mantra cerveza bia (beer), cerveza bia, cerveza bia. Y si sigo este post puede transformarse en una retahíla de quejas todas bien fundamentadas pero al final cargosa.

En la entrada del Kunsthaus de Zürich hay una representación de la puerta del Infierno de la Divina Comedia creada por Rodin. Creo que podríamos traer una en cartón piedra (que aquí, dado el panorama, pegaría el golpe de ojo;) y recordar lo que el gran poeta florentino escribía:

infierno
Sadhyo, Malena, Gabrielle ante las puertas del Infierno

Giustizia mosse il mio alto fattore;
fecemi la divina podestate,
la somma sapïenza e ‘l primo amore.

Dinanzi a me non fuor cose create
se non etterne, e io etterno duro.
Lasciate ogne speranza, voi ch’intrate’.


“Por mi se va a la ciudad doliente,
por mi se va al eterno dolor,
por mi se va entre las almas perdidas.
La justicia movió a mi alto hacedor;
me creo el divino poder,
la suprema sabiduría y el primer amor .
Antes de mi no fue creada cosa alguna
que no fuese eterna, y yo eternamente duro.
Dejen todas sus esperanzas, vosotros que entráis”

* Desafío:

desmentir este post a través de propuestas de calidad basadas en: tipo de servicio, calidad de servicio, ubicación del local, precio por persona.

Únete a la conversación

11 comentarios

  1. Malena ahí me has dao. Desgraciadamente cada uno en su ciudad no sacar más de tres direcciones. Los tristes derroteros de la hosteleria actual.
    Bueno amigos para que vayáis refrescando, aquí van las siguientes sugerencias:
    Quimet & Quimet C/Poeta Cabanyes, 25
    Cerveceria Ciudad Condal Rambla de Catalunya, 18
    2D2Dspuma C/ Manigua, 8.
    En el momento que pueda acceder a mi cuaderno de ruta os haré llegar alguna otra.
    Sosiego piden estas temperaturas.

  2. Ánimo Malena, sabemos de la estupidez generalizada de las fuerzas públicas y los intereses privados que acechan sobre esta ciudad, y también sabemos (ya lo dijo La Fontaine) que “todos los cerebros de este mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté de moda”. Así que no desesperemos: hay que tomar un mapa de la ciudad (mental o real, pero en todo caso consciente), y empezar a trazar líneas rojas. Más allá de esta línea, más acá de esta otra, para qué voy a perder el tiempo en andar entre estas dos franjas… en definitiva, lo que ya hacemos con el delicioso desorden cotidiano del andar que evita algunas calles y busca otras con ímpetu. Porque… ¿quién, a estas alturas, no evita Portaferrissa? En cambio… todavía encontramos placer paseando por La Palma de Sant Just, ¿no? Pues dediquémonos a esto.
    Te animo a practicar el sano ejercicio de salir del “centro de la ciudad en donde la rotación en el giro comercial de los locales es altísima” para buscar en extramuros la calma de lo cotidiano, que existe, ¡vamos si existe! Sólo así se perfila una Barcelona distinta, amable, con el encanto de la rutina, los hábitos, los rincones, las contradicciones, si me apuras hasta lejana del poder centrípeto de Sant Jaume… ¡crucemos esa línea! Y para empezar, podemos acercarnos a la Granja Elena a picotear algo…
    Un abrazo,
    Marc.

  3. Malena no quería entrar al trapo pero al final no me he podido resistir.
    Y sin entrar a filosofar. La mayor de las veces lo sencillo es lo más difícil.
    Servicio de Calidad: es que la oferta del local me invite hacerlo, una vez dentro me saluden, si pueden que me sonrían. (Pues alivia tensiones y ayuda a trabajar más entusiasmado), que los que atienden cumplan un mínimo de profesionalidad, en definitiva que me traten como les gustaría a ellos ser tratados. (No me gustan los perdona vidas que piensan estar de vuelta).
    Y lo resumo en dos: Sencillez respeto.
    Salgo a buscar una Weiss beer.

  4. Hola Bentley, sin ánimo de filosofar y estando como creo que estás de vacaciones, este es uno de los mejores momentos para calibrar la calidad del servicio hostelero allí en donde estemos. Lo que dices es impepinable, tendría que ser el mantra de los empresarios y de los que sirven. Yo antes hablaba del Cabo de Gata. Si vas a Las Negras y te encargas un arroz en su único parador de la playa tendrás un manjar de los dioses. Eso si tienes que encargarlo de día para cenarlo o para ir al otro día. Entonces si puedes confiar en ese servicio y en que te comerás un arroz fabuloso. Pero si te sientas en cualquiera de los chiringuitos de San José, en el puerto, un enclave inmejorable, en plena temporada corres el altísimo riesgo de que te sirvan productos congelados y arroces imposibles. Pagas mucho más te vas muy enfadado.
    Y sabes porqué podemos estar diciendo todo esto. Dos motivos en mi caso: el primero puede ser más frío y cruel: pago y quiero que me atiendan bien. El segundo yo estuve detrás de mostradores muchos años. Se cómo hay que servir, cómo hay que tratas con los clientes, cómo fidelizarlos, cómo hacerlos sentir en casa, cómo hacerlos volver.
    Creemos un decálogo del perfecto servicio y distribuyámoslo.
    Y tienes razón, como apetece una cervecita stupidamente gelata como dicen los brasileros a la fresca diríamos en Catalunya cuando comienza a aflojar el calor y todavía queda mucho de luz por delante.
    Querido Bentley sigamos exigiendo que para eso estamos
    Gran abrazo y felices vavaciones:)
    ps: lo de la censura que aparece en el link que enviaste: mientras se quede entre esos locos fundamentalistas a los que uno asocia Alabama no pasa nada. El problema es que nunca se sabe cuando las cosas se salen de lo límites federales y ahí estamos fritos. Sigamos la noticia a ver qué pasa.

  5. Malena

    Siento no poder aportar nada en torno a Barcelona, pero por ejemplo, en la provincia de Guadalajara, aún quedan muchos pueblos en los que aún no ha llegado el turismo madrileño de fin de semana, y en los que es posible comerse un cabrito o un cordero recién degollado, asado en horno de leña, y a un precio de risa, negocios familiares donde la atención es de primera. Son templos que pasan del boca a boca, y a los que no conviene dar mas publicidad de la necesaria, para conservarlos tal cual están.

    En este sentido, un amigo mio, que fue alcalde de un pueblo de Guadalajara, se quejaba de la poca inversión en carreteras. Y yo le decía, en una postura drástica y egoista por mi parte, que cuanto peor fuera la carretera, menos gente llegaba, y mas auténtico se conservaba el pueblo.

  6. Querido Nacho, ¡cuánta razón tienes!
    Me haces acordar a un artículo del polémico Javier Marías en El País en el que hablaba de un pueblito perdido en Italia del que no pensaba dar la más mínima seña por si algún día se le ocurría retirarse allí. Confieso que cuando escribí sobre el Cabo de Gata estaba en tu misma encrucijada egoísta y tan humana.
    Se ve que de lo que estamos hablando es de en qué clase de cosa horrible, basta y burda nos transformamos cuando nos ponemos el traje de turista. Y de cómo se piensa el turismo desde sus polos de promoción. Y hay que asumir que el cuanto más mejor se terminó, no corre más. Las ciudades están hiperpobladas, sus habitantes nos volvemos huraños entre nosotros y hacia el turista, es decir el modelo de convivencia no funciona. Perdemos calidad de convivencia como en efecto dominó. Las cosas pasan a importarnos un pimiento (me encanta esta expresión:), dejamos de reconocer. Las ciudades son seres vivos. Les damos vida sus habitantes, fijos y coyunturales. Pero parece que nada de esto importa con tal de ganar un euro más. ¿Es que nadie ve las pérdidas o estoy atrapada en un bucle paranoico?
    Nacho ya cuando nos veamos aunque sea con los ojos vendados ¿no me llevarías a probar esos corderitos en el pueblo perdido de Guadalajara?

  7. Hola Malena quería comentar que un Servicio de Calidad, equivale a un planteamiento lleno de concesiones. Solo discrepare un poco, pero cuando pienso en un servicio de calidad, lo veo como productor de experiencias satisfactorias.
    Quienes apuntan hacía la satisfacción o a la calidad, apuntan hacía la indiferencia. A mi modo de ver, solo puedo distinguir entre 2 tipos de experiencias, las memorables y las indiferentes. Entre las memorables tendríamos las positivas y las negativas, y claro, desde este post, remarcamos que en general, estamos rodeados por la abundancia de propuestas que nos dejan indiferentes.
    Todos sabemos del servicio memorable, aquel que te hará volver o recomendarlo a un amigo. No es un decálogo que buscariamos entonces, es todo un manual de orientación para la creación de experiencias memorables – adaptado a todo punto de contacto, diferenciado por perfil de cliente y experiencia – y como bien dices – todo un desafío.
    Me apuntaría por cierto a la comida en Guadalajara, suena ya a experiencia memorable.

  8. Refugios de invierno en Uruguay
    Las Croabas: Tienda de vinos, lo mejor es ir los viernes a fin de la tarde y hablar con Enrique
    Rivera 2666
    http://www.lascroabas.com.uy

    Chocolates
    La Bombonier: Chocolates, atendida por Lourdes en Sarandí y Bartolomé Mitre
    Bombonería La Suiza: Convención y San José
    Sagaró: 18 de Julio y Pablo de María

    Pellegrin: Rotisería y Postres sólo para llevar Gregorio Suarez 2734 http://www.pellegrin.com.uy
    Una genialidad de Eduardo Iturralde y Cecilia Pellegrin. (se acuerdan de lo de Carlota en Santiago de chile? ese)
    Los bombones sólo superados por Luana!!

    Comer
    Estrecho en Sarandí y Misiones: Dejar espacio para los postres de Benedicte. Si hay tarta de pera no dudar
    Del Norte: Martín y Alejandro más locos que cuando vivían en Belfast y Dublín
    Quedarse después del cierre para la grappa y el Jack y los amigos
    Su Bar: Rodó y Jackson, Pepe un genio y la pascualina única
    Mediterráneo: Las pizzas del tano llenas de verduras. Las mejores berenjenas de la comarca.
    Aquí descubrimos en el fondo de la heladera el pinot noir/chardonnay de Marichal, sólo por eso

    el aperitivo en La Giraldita, Consulado de Ourense en Uruguay, invento de Pepe, gran tomador de Rioja

    Sólo en invierno en José Ignacio, de Viernes a Domingo. La Huella
    Días de tormenta insuperable, siempre están Guzmán y Martín

    Comentarios de sitios de verano más adelante en el tiempo, ahora ni me los acuerdo con este frío

  9. Querido Carlos Pascual, mientras te levantamos un monumento deberíamos crearte un blog. Las personas honestas nos merecemos leerte cada día, cada vez que se te ocurre algo genial y cada vez que en un santiamén puedes crear una lista tan linda como desde aquí nostálgica excepto por el frío, de los lugares que uno ama y de los que se siente parte.
    Podemos echarle la culpa a Mediterráneo de habernos descubierto ese blanc de noir de Marichal con la inestimable compañía de nuestro Negro Barone. Ese si que no escribe ni que vengan degollando; estará haciendo ruido;)
    Paschal qué puedo escribir sino nostalgieses y las ganas de estar en ese Uruguay que nos vamos construyendo con ganas de mirar para adelante?!
    Va un abrazo enorme y el extrañe habitual
    besos de vino
    Malena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *