Mientras estoy escuchando la radio en este momento que va contando sin cortapisa los datos de paro y el impacto de esta crisis a nivel general y por sectores, le pregunto a la Red lo del título de este post rápido: ¿cómo influye la crisis en el sector vitivinícola español?

Veremos que respuestas encuentro; las iré comentando aquí mismo.

Mientras tanto dejo planteada la pregunta a ver si aparecen datos interesantes sobre los que podamos conversar. Porque la siguiente pregunta debería ser ¿qué está haciendo el sector vitivinícola español para enfrentar esta crisis?; para seguir por ¿qué propuestas innovadoras o simplemente creativas está haciendo el sector?

Buen día tengan todos…

Únete a la conversación

2 comentarios

  1. Como es evidente, el estracto de vinos de precios mas altos pierden mercado en favor del estracto de precios mas bajo y a su vez los vinos en general pierden mercados, ocupados por aguas e cervezas. Creo que no se esta trabajando bien el producto del vino, primando el vender en clave de precio en contra de lo que debería ser, producto.

  2. Estoy con Juan Carlos cuando dice que no se esta trabajando bien el producto del vino, desde mi punto de vista el problema es que lo hemos edonizado y tanto el caro como el barato lo hemos convertido en alimento gourmet, con lo cual el ciudadano de a pie se siente intimidado incluso a la hora de comprar un vino en la estanteria del supermercado.

    Deberiamos poner el vino a la mano del consumidor de una manera más facil para que no le resultase raro que una copa de vino acompañase sus comidas.

    En cuanto a como afecta la crisis. Pues creo que el sector vitivinicola esta en una crisis dentro de la crisis. Desde hace años el consumo interno no ha hecho más que bajar en volumen de litros y de dinero, ya que aunque se ha consumido más vino de mayor precio no ha compensado la caida brutal de volumen. Ahora por supuesto va a bajar el segmento de precio de vino que se va a comprar, con lo cual todo bajará. Al agricultor esto nos llega incluso antes que al mercado, ya que como estamos en un mercado en recesión y con excedentes los industriales se guardan en salud y compran siempre a la baja y las cooperativas no tiene fuerza para competir en el mercado de vinos de mayor valor añadido. Además la reforma de la OCM va a hacer que al agricultor le llegue menos dinero, porque aunque ahora la subvencion que antes recibia el alcoholero por la destilación le llegue al agricultor, se ha quedado un restregón muy grande por el camino, ya que tiene que pagar muchas más gestiones y burocracias que antes, aparte del arranque de viñedo, claro. Pero no solo por esta causa sino, porque al no haber destilación subvencionada, ha aflorado un 30-40 % más de vino a granel al mercado y ha hecho caer los precios mucho más de lo que controlaba la destilación de excedentes.

    En mi opinión esto va a llevar que muchos viticultores desaparezcan, unos porque arranquen para cobrar la prima y al menos poder tener una jubilación medio digna (con una pensión de 550€ al mes que tiene un agricultor necesita de cualquier ayuda). Otros porque no puedan soportar la bajada de precios e ingresos y tengan que abandonar y dedicarse a otra cosa. Con lo cual van a pecar justos por pecadores pero creo que se estabilizará aunque muy lentamente. Yo habria suprimido todas la subvenciones, pero desde hace años, y que de verdad fuese viticultor el que sabe, vale y está preparado, y no todos los oportunistas que han aterrizado en este sector y que ahora exigen su porción del queso.

    En cuanto a que hacer para enfrentarnos, creo que la dimensión de la bodega va a decrecer por un lado y se hará más grande por otro. Me explico, viticultores que crean que su trabajo tiene que ser valorado, tratarán de crear un proyecto propio, incluso más pequeño que la explotación que tienen en la actualidad, pero que esa menor producción tenga el valor que pueda tener y ayudarse del enoturismo y la gastronomia para acercar a los potenciales clientes a su producto. En cuanto a crecer en dimensión, lo ideal seria que las cooperativas, al menos de las mismas regiones, se uniesen en producción, para conseguir tener más volumen y poder competir en precio con otros industriales que les pisan el terreno de vino de bajo precio. Al igual que los grandes grupos del sector van a crecer ya que a la venta hay un montón de bodegas que estos podran absorver para ser más grandes aún.

    menudo rollo que he soltao.

    Salud y buen vino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *